English |Español
Escape

Alerta de seguridad: si cree que sus actividades en la computadora están siendo monitoreadas, por favor accese este sitio web desde una computadora más segura. Para salir inmediatamente de este sitio, haga clic en la tecla “esc”. Si está corriendo peligro en este momento, llame al 911, a la línea de crisis local, o a la Línea Nacional Directa contra Violencia Doméstica al  1-800-799-7233 o TTY 1-800-787-3224.

Skip Navigation

Alerta de seguridad: si cree que sus actividades en la computadora están siendo monitoreadas, por favor accese este sitio web desde una computadora más segura. Para salir inmediatamente de este sitio, haga clic en la tecla “esc”. Si está corriendo peligro en este momento, llame al 911, a la línea de crisis local, o a la Línea Nacional Directa contra Violencia Doméstica al  1-800-799-7233 o TTY 1-800-787-3224.

¿Qué puedo hacer para educar a mis hijas/os sobre el sexo?

Thursday, May 23rd, 2019

Mother and 9-year-old daughter holding a sign together that says no more violence and more loveCuando les hablas a tus hijos/as sobre el tema del sexo,  les estás ayudando a prevenir el abuso sexual pues estarán mejor armados/as para entender qué son los límites, ser capaces de establecerlos y respetar sus propios límites y los de otras personas. Los/as investigadores/as son de la opinión de que cuando se habla del tema de la sexualidad estas conversaciones ayudan a que los/as jóvenes se comporten de una manera menos arriesgada cuando deciden tener sexo. La siguiente información fue tomada de la sección “Actúa” de la campaña DECIMOS NO MÁS, una campaña hermana de la campaña NO MORE, que provee orientación para que madres y padres latinas/os puedan tener conversaciones significativas con sus hijas/os sobre los temas de la sexualidad saludable, la comunicación y las relaciones.

Auto – edúcate

Para tener conversaciones sinceras y profundas con tus hijos/as sobre el tema de la sexualidad saludable, es importante que primero te auto-eduques para que puedas responder de manera apropiada a la cadena inevitable de preguntas que van a hacerte.

  • Obtén información sobre distintos métodos de prevención del embarazo y sus índices respectivos de efectividad.
  • Infórmate sobre cómo se trasmiten las enfermedades de trasmisión sexual (STD, Sexually Trasmitted Disease), sobre cómo éstas pueden ser detectadas y prevenidas.
  • Aprende sobre cómo puede tenerse una relación saludable con el cuerpo y una sexualidad saludable, de manera que es un reflejo de los valores que tenemos.

Merece la pena hacer el tiempo para aprender sobre los elementos que conforman una sexualidad saludable para que así tus hijos/as no tengan que vivir con ideas falsas o falta de información. Puedes siempre dirigirte a esta página para encontrar información sobre lo que puedes hacer para seguir informándote como individuo.

Comparte tu conocimiento

Analiza qué cosas podrías hacer para enseñar lo que conoces, ya sea de manera formal o informal.  Prepárate para que aprendas a reconocer esas situaciones que pueden tal vez parecer difíciles pero que en realidad son oportunidades que te abren una puerta que podrías aprovechar para enseñar a tus hijos/as qué es una sexualidad saludable. Por ejemplo, si tu hijo/a llega de la escuela diciéndote que alguien de la dirección de la escuela mandó a algunos/as de sus compañeros/as de clase a cambiarse porque estaban vestidos de forma inapropiada, puedes pedirle a tu hijo/a tu opinión sobre lo que hizo el miembro de la dirección de la escuela y cómo esa medida se relaciona con la sexualidad de las personas.

También puedes hablar con tus hijos/as sobre el tema de la sexualidad saludable de una manera más “formal”, dedicando bloques específicos de tiempo a sentarse y conversar sobre el tema. Hay padres y madres que piensan que es más fácil dar inicio a una conversación cuando sus hijos/as y ellos/as mismos/as conocen de ante mano el tema que va a ser tratado durante la conversación.

Da el primer paso

Si estuvieras pensando correr en un maratón, primero tendrías que planear cómo hacerlo (a qué horas tendrías que entrenar, qué tipo de zapatos te permitirían correr a la máxima velocidad de la cual es capaz tu cuerpo, cómo vas a monitorear tu progreso y cómo te vas a responsabilizar con cumplir con lo que te has propuesto. El mismo concepto es aplicable cuando estás en el proceso de prepararte para hablar con tus hijos/as sobre la sexualidad saludable. Por ejemplo, antes de que le hables a tu hija de la importancia de verse con un/a ginecólogo/a al menos una vez por año, debes primero hablar con ella sobre su vagina. El primer paso que das hacia el inicio de tener conversaciones sobre el tema de la sexualidad saludable puede ser tan sencillo como ponerte a practicar delante del espejo o conversar con tu propia pareja sobre el tema. Lo importante es que trates de dar el primer paso.

Comment Feed

No hay comentarios (aún)

Dejar un comentario

Su direccion de email no sera publicada Los campos requeridos estan marcados con *