English |Español
Escape

Alerta de seguridad: si cree que sus actividades en la computadora están siendo monitoreadas, por favor accese este sitio web desde una computadora más segura. Para salir inmediatamente de este sitio, haga clic en la tecla “esc”. Si está corriendo peligro en este momento, llame al 911, a la línea de crisis local, o a la Línea Nacional Directa contra Violencia Doméstica al  1-800-799-7233 o TTY 1-800-787-3224.

Skip Navigation

Alerta de seguridad: si cree que sus actividades en la computadora están siendo monitoreadas, por favor accese este sitio web desde una computadora más segura. Para salir inmediatamente de este sitio, haga clic en la tecla “esc”. Si está corriendo peligro en este momento, llame al 911, a la línea de crisis local, o a la Línea Nacional Directa contra Violencia Doméstica al  1-800-799-7233 o TTY 1-800-787-3224.

¿Qué deben usar las organizaciones: Latin@ or Latinx?

Thursday, August 31st, 2017

manos papeleo Latin@ LatinxEscrito por: Pierre Berastaín, Sub-Director de Innovación y Participación, Casa de Esperanza: Red Nacional Latina

En años recientes se ha visto un incremento en el debate público sobre la inclusión de género en la terminología en inglés y español. Estas conversaciones son importantes y merecen un discurso civil amplio y profundo. El idioma experimenta cambios para adaptarse al cambio de actitudes, percepciones, posiciones y preferencias; y este es precisamente el caso con la discusión entre los términos latinx y latin@. Aunque la Red Nacional Latina de Casa de Esperanza incorpora la @, la conversación sobre el uso de cualquiera de estos dos términos todavía tiene lugar de forma abierta y frecuente entre el personal de la organización. Con frecuencia la gente le pregunta a Casa de Esperanza qué término sería más inclusivo o adecuado, y cómo puede el uso de cualquiera de ambas opciones afectar la legibilidad general del contenido que quiera trasmitirse. Como recibimos de forma tan frecuente preguntas sobre el uso del idioma, hemos redactado las siguientes ideas para su consideración.

El español es un idioma donde el género es muy marcado, con una alta presencia de sustantivos comunes que terminan en “a” u “o” dándoles connotación masculina o femenina. Por esta razón, algun@s expert@s de gramática y lexicografía insisten en que el español ya es un idioma rico capaz de acomodar a la neutralidad de género. Por ejemplo, en vez de decir “los profesores” puede decirse “el profesorado” e incorporar de esta manera a ambos géneros. Desafortunadamente esto no es aplicable en todos los casos donde el género está muy marcado en el idioma. Por ejemplo, no existe un término neutral para “padres”; sólo puede decirse “padres”, el cual es masculino.

Hace ya varios años, en respuesta a las estrictas normas de género del idioma español, la Red Nacional Latina (NLN, siglas del inglés) decidió emplear el término “latin@” con propósito de mantener la referencia a ambas terminaciones de una palabra en español, “a” u “o”. Algunas personas no prefieren el uso de este símbolo pues piensan que la @ también alude a la dualidad masculina y femenina presente en español, y que también obliga al escritor/a a las dicotomías conceptuales del idioma. Esto puede ser cierto, pero sería importante recordar que muchas civilizaciones pre-coloniales creían en la coexistencia de cualidades femeninas y masculinas en todos los seres, humanos o no. Las civilizaciones incas y pre-incas, por ejemplo, creían que para los hombres poder mantener un balance interno tenían que aprovechar su lado femenino intrínseco (y viceversa). Algunos de los grupos centroamericanos indígenas de hoy honran la dualidad y ambigüedad de la expresión LGBTQ de género y sostienen que las personas con fluidez de género poseen dones especiales que benefician a toda la comunidad. Uno podría argumentar que la ‘@’ rinde homenaje a las raíces indígenas y ancestrales que defienden la dualidad de género en toda la creación.

Durante los dos últimos años hemos visto, sin embargo, un incremento en el uso de la x al final de las palabras, por ejemplo en ‘latinx’; pero también encontramos en el mismo algunos obstáculos similares a los presenta el uso de la @. Por ejemplo, ¿qué hacer con la palabra “padres”? (¿padrx? ¿madrx?) o con “niños y niñas” (¿niñxs?). Aún así hay personas que prefieren la terminación ‘x’ porque elimina la referencia a la tendencia natural del español a una marcada presencia de los géneros. Otras personas prefieren la ‘x’ porque esta transporta el género a otra “dimensión,” y en su lugar alude a la no-conformidad respecto al género.

Otra opción podría tal vez ser usar el “femenino” como estándar; lo que algunas organizaciones feministas en América Latina han hecho. En otras palabras, cuando hablan de un grupo compuesto por miembros de ambos sexos, algunas personas usan por defecto la opción del femenino. Existen casos, sin embargo, donde emplear el femenino por defecto no sería posible y hacerlo podría crear más confusión. Por ejemplo, si solo dijéramos “las activistas” y “las estudiantes” (excluyendo el masculino), quienes no estén familiarizad@s con nuestra filosofía podría asumir que tod@s l@s estudiantes en el grupo o que tod@s l@s activistas son del género femenino. Otra opción sería el uso de paréntesis. Por ejemplo, “los padres (y las madres) tienen que conversar con sus hijos (e hijas).”[1] Pero este estilo podría volverse un poco largo.

En última instancia, cada agencia tiene que decidir cómo usa el idioma; pero cualquiera sea la decisión, es importante que se indique claramente el fundamento de la misma. Es también importante la creación de directivas que determinen en qué documentos se empleará la ‘@’ o la ‘x’ y en cuáles no se emplearán. Por ejemplo, tal vez una agencia insista en mantener el español “estándar” en comunicados de prensa o publicaciones relacionadas con la investigación pero no en los artículos de blog. También se presenta la pregunta relacionada con el acceso y los niveles de alfabetización. Algun@s sobrevivientes de habla hispana que viven en el estado donde se encuentra ubicada su organización tal vez tengan un conocimiento limitado del español o de cómo leerlo y escribirlo; así que hacer panfletos que usen ‘latinx’ y ‘latin@’ o ‘niñ@s’ podría afectar su accesibilidad y comprensión. En el caso de personas que necesitan pantallas para poder leer, por ejemplo personas ciegas o con visión limitada, usar ‘latin@’ o ‘latinx’ también podría resultar problemático, ya que es muy probable que estas pantallas de lectura no reconozcan estos términos.

En Casa de Esperanza continuamos teniendo conversaciones sobre cómo escogemos emplear el idioma. Actualmente empleamos la @ y elegimos incluir una explicación cuando sea apropiado en, por ejemplo, infografías y otros documentos que son de consumo general. Nuestro uso de la ‘@’ está en última instancia determinado sobre la base de cuál es nuestra audiencia destino y del propósito que perseguimos.

[1] Una traducción literal sería, “los padres (y las madres) deben hablar con sus hijos (e hijas)” en vez de “Los padres deben hablar con sus hijos”.  En inglés “padres” (parents) e “hijos” (children) son neutrales en cuanto a género y abarcan por ello tanto a entidades femeninas como masculinas. Las aclaraciones entre paréntesis serían necesarias en español ya que “parents” se traduce como “padres” (lo cual sería también la traducción del masculino ‘fathers’) y “children” se traduce como “hijos” (lo cual también sería la traducción del masculino ‘sons’).

Comment Feed

One Response

  1. Dulce says:

    Dulce was here

Dejar un comentario

Su direccion de email no sera publicada Los campos requeridos estan marcados con *