English |Español
Escape

Alerta de seguridad: si cree que sus actividades en la computadora están siendo monitoreadas, por favor accese este sitio web desde una computadora más segura. Para salir inmediatamente de este sitio, haga clic en la tecla “esc”. Si está corriendo peligro en este momento, llame al 911, a la línea de crisis local, o a la Línea Nacional Directa contra Violencia Doméstica al  1-800-799-7233 o TTY 1-800-787-3224.

Skip Navigation

Alerta de seguridad: si cree que sus actividades en la computadora están siendo monitoreadas, por favor accese este sitio web desde una computadora más segura. Para salir inmediatamente de este sitio, haga clic en la tecla “esc”. Si está corriendo peligro en este momento, llame al 911, a la línea de crisis local, o a la Línea Nacional Directa contra Violencia Doméstica al  1-800-799-7233 o TTY 1-800-787-3224.

Mi experiencia con el entrenamiento de agresión sexual

Monday, April 26th, 2021

Por Makeda Toure, Especialista de proyectos de Casa de Esperanza

En marzo, participé en una capacitación de 40 horas sobre agresión sexual organizada por la Coalición de Minnesota contra la agresión sexual (MNCASA, por sus siglas en ingles). Todo lo que he estado pensando desde que realicé esta capacitación se puede resumir en una palabra de 10 letras: prevención. Es una palabra que me gustaría que nuestra sociedad se tomara un poco más en serio en lugar de sujetarse a la cultura de la violación con las garras de la vida.

Creo que mi viaje hacia esta capacitación comenzó mucho antes de mi viaje a Casa de Esperanza. He pasado gran parte de mis 20 años desaprendiendo la transfobia internalizada, el clasismo, la putafobia y la misoginia / misogynoir (prejuicio hacia las mujeres negras). Y la única conclusión a la que llegué mientras trabajaba en esto es que muchos de mis sesgos, suposiciones y prejuicios se hicieron a partir de presiones sociales completamente fabricadas. No a partir de experiencias, interacciones violentas o incluso observación, estas eran las ideas de la sociedad sobre identidades específicas que no eran subjetivamente mías. Tengo recuerdos desagradables cuando avergoncé a una amiga o dije algo de lo que me arrepiento con respecto a la agresión sexual, pero en lugar de seguir adelante, quería examinar eso más a fondo. No estaba muy segura en ese momento cómo examinar esto más a fondo.

En Casa de Esperanza, mi función no consiste en trabajar directamente con sobrevivientes. Una parte importante de mi función es apoyar a quienes interactúan con nuestra comunidad, ya sean Casa de Esperanza, compañeros de trabajo o beneficiarios a través de nuestros muchos programas. Encuentro este trabajo extremadamente valioso porque creo que los defensores deben sentirse apoyados en sus roles. Se relacionan con personas en algunos de los momentos más traumáticos y siento que es mi responsabilidad comprender y apoyar este trabajo. Cuando surgió la oportunidad de tomar esta capacitación, decidí que era de interés y ¡podía aumentar mi capacidad! COVID-19 me ha dado sed de oportunidades de aprendizaje. Cuando se aprobó comenzar la capacitación, se nos indicó que hiciéramos un trabajo previo como introducción a la capacitación. Fue entonces cuando supe que esto no era solo algo para tomar como una oportunidad de aprendizaje. Esto era un nuevo lente para hacer avanzar el trabajo interno que había comenzado a hacer.

No creo que estuviera tan preparada para aprender y ajustar mis puntos de vista sobre la agresión sexual de lo que pensé que podría estar. El trabajo previo por sí solo me dio una sensación empoderada de educación sobre un tema que había tenido demasiado miedo de abrir las cortinas y abordar. #MeToo (#YoTambien) es una frase tan poderosa porque me dio una experiencia tan profunda de comunidad y unión. No solo con las mujeres negras que de repente fueron escuchadas, sino con todas las sobrevivientes que nunca antes pudieron contar su historia. Se me asignó la tarea de ver episodios de “Surviving R Kelly” y el documental “Roll Red Roll”, pero la parte más difícil del trabajo previo fue leer historias sobre nuestras poblaciones más vulnerables. Todo esto estaba perfectamente unido por el seminario web de MNCASA sobre justicia restaurativa y prevención a través del trabajo con los perpetradores para evitar que agredieran a otras personas.

Me sorprendieron las estadísticas sobre quienes reciben ayuda y su probabilidad de reincidir. La sociedad me hizo sentir como si estos problemas no fueran algo que la gente pudiera enfrentar, o si la gente los enfrentara, que no mejorarían. Aprendí lo peligrosos que son estas suposiciones para la prevención porque ponen una barrera en lugar de tener discusiones honestas sobre la agresión sexual en nuestras comunidades. MNCASA se merece sus rosas por armar un entrenamiento tan fuerte durante los tiempos inciertos del COVID-19 y la cuarentena. Gran parte de la capacitación real se dedicó a aprender más información sobre poblaciones, asuntos legales e interpretación de roles y situaciones sobre los impactos de la agresión sexual. Estas herramientas fueron especialmente importantes para mí. Como mencioné, gran parte de mi papel no es trabajar directamente con sobrevivientes, pero ahora me siento mucho más preparada para apoyar a mis compañeros de trabajo que sí lo están, debido a la capacitación de MNCASA.

La prevención es más que un término para mí ahora. Mi pasión es difundir este trabajo entre mis amigos, mi familia y, en particular, mi sobrino. Quiero que crezca en una sociedad que no lo obligue a desaprender y desempacar tanto, que sea una persona con conciencia de la interseccionalidad y más. Nuestros jóvenes merecen crecer en una sociedad libre de violencia, y las mujeres jóvenes de color merecen ser protegidas en sus comunidades. Si está leyendo esto, mi pedido de acción para usted es quedar tan molesto cuando los niños de color están expuestos a la violencia como cuando los niños blancos lo están. Para defender a las comunidades marginadas y unirse a ellas con la misma fuerza que se hace por las comunidades blancas. Espero que las mujeres como Tarana Burke obtengan sus fotos exclusivas de portada y no solo los blancos que repiten nuestros gritos de batalla. Es necesario desmantelar la supremacía blanca para crear una sociedad sin violencia. Deshacer el racismo internalizado, los prejuicios, la parcialidad, la transfobia, la putafobia, el clasismo y la misoginia / misoginia hacia mujeres negras es vital para nuestro trabajo. La prevención es a gran escala y requiere más de un enfoque. Únase a nosotros en nuestro trabajo para poner fin a la violencia de género y sea parte de un cambio social y comunitario positivo.

Comment Feed

No hay comentarios (aún)

Dejar un comentario

Su direccion de email no sera publicada Los campos requeridos estan marcados con *