English |Español
Escape

Alerta de seguridad: si cree que sus actividades en la computadora están siendo monitoreadas, por favor accese este sitio web desde una computadora más segura. Para salir inmediatamente de este sitio, haga clic en la tecla “esc”. Si está corriendo peligro en este momento, llame al 911, a la línea de crisis local, o a la Línea Nacional Directa contra Violencia Doméstica al  1-800-799-7233 o TTY 1-800-787-3224.

Skip Navigation

Alerta de seguridad: si cree que sus actividades en la computadora están siendo monitoreadas, por favor accese este sitio web desde una computadora más segura. Para salir inmediatamente de este sitio, haga clic en la tecla “esc”. Si está corriendo peligro en este momento, llame al 911, a la línea de crisis local, o a la Línea Nacional Directa contra Violencia Doméstica al  1-800-799-7233 o TTY 1-800-787-3224.

Conozca al Equipo: Kristiana Huitrón

Thursday, March 16th, 2017

Nombre: Kristiana Huitrón

Posición: Coordinadora de Proyecto, Equipo de Investigación

Responsabilidades principales:

El trabajo de Kristiana se concentra principalmente en el proyecto Colaboraciones Significativas, el cual provee un juego de herramientas para el trabajo colaborativo entre organizaciones convencionales y organizaciones culturalmente específicas con fin de garantizar una participación respetuosa, significativa y completa de las mismas; y para que todas reciban crédito por el trabajo que realizan. Kristiana también se ocupa de coordinar para el Equipo de Investigación los seminarios web, el boletín informativo, las hojas de información y las reuniones regulares de la Junta Asesora de Investigación y el Comité de Profesionales de la Psicología.

 ¿De dónde eres?

Soy una chica de Colorado (‘coloraduense’ de nacimiento y corazón), nacida la cuidad de Denver; aunque actualmente vivo en Colorado Springs y pasé cuatro años fabulosos en Columbus, Nebraska.

¿Dónde te sientes más en casa?

Me siento más en casa cuando estoy cerca de mi madre, de mis hij@s, cerca de las montañas, trabajando con la comunidad y facilitando la educación popular, leyendo un libro que reamente me interesa, estando en mi pueblo natal de Denver o entre un grupo de amig@s que me aceptan completamente como soy. Aunque soy aventurera y me entusiasma conocer gente nueva, visitar sitios nuevos y hacer cosas que nunca hice anteriormente; también me gusta (me encanta) pasar tiempo tranquila sin hacer nada en específico, sin horarios, expectativas, haciendo simplemente  lo que surja. Eso es lo que es para mí sentirme en casa: estar viva en el momento presente.

¿Qué te inspira, profesional y personalmente?

A nivel personal me inspiran los momentos de belleza y levedad que se entretejen con los momentos difíciles de las buenas peleas que luchamos.   

Profesionalmente, esta inspiración personal me recuerda de mi linaje: las generaciones de mujeres que siguieron adelante no obstante lo mucho que sufrieron, mujeres que no tenían otra opción, que no tenían protección, no tenían salida y que aún así sobrevivieron porque vivían en solidaridad con la comunidad que les rodeaba. Mis matriarcas sobrevivieron lo suficiente como para que yo llegara a nacer y ayudaron a construir un mundo donde yo tengo opciones y libertad de acción, y un  mundo en el cual mi hija cuenta con más opciones que las que jamás tuvieron mis abuelas. Creo, con todo mi ser, que gracias al trabajo que hago, mis niet@s van a ser la primera generación después de la mía, que va a vivir libre de violencia en su hogar de origen. Y eso hace que el trabajo que hago cada día valga la pena.

En cuanto a tu trabajo con la Red Nacional Latina, ¿en qué áreas tienes más experiencia o qué áreas te interesan particularmente?

Para mí es un honor tan grande pasar a formar parte de la Red Nacional Latina. Casa de Esperanza ha sido una luz guía para mí que por 15 años he sido una intercesora latina aislada.  La experiencia que traigo al trabajo que ahora hago  proviene del trabajo que inicié hace años, un trabajo de programación realizada desde la misma comunidad,  de  educación y apoyo a la juventud, de desarrollo del programa Promotora, de desarrollo organizativo, de servicios generados para honrar la cultura y servicios lingüísticamente apropiados para organizaciones convencionales prestadoras de servicios; así como, por supuesto, de capacitación y asistencia técnica  tanto para organizaciones cultural y lingüísticamente específicas como para organizaciones convencionales. También tengo experiencia en la defensa de la justicia para jóvenes e iniciativas creativas como el teatro Chicano comunitario y cooperativas de artistas chicanas.  

¿Puedes compartir una cosa que hayas aprendido, grande o pequeña, del trabajo que has realizado este último año?

Durante el último año he aprendido lo necesarias  que son mis hermanas en la realización del trabajo que hago y he aprendido que establecer nuevas relaciones con mujeres de color alimenta mi espíritu. He aprendido lo agradecida que estoy por la sabiduría y la fuerza que me han brindado mis hermanas del alma cuando ya yo pensaba no tener ninguna.  También he aprendido que tejer a crochet puede ayudarte a  aliviar el estrés, aunque no termines con un producto bello necesariamente.  En general la lección principal que aprendí en el 2016 es que hay que mantener la gracia y el ímpetu cuando te tropiezas con alguien que trata de oponerse a que alcances el éxito.  

¿Quién constituye para ti una fuente de inspiración?

Mi madre. La llamo mi hogar primero, mi amor primero. Ella vive sus valores con tanta  satisfacción y abundancia. Mi madre continúa siendo, y siempre lo será, mi roca. Mi hija también me inspira a la par que mi madre; ella es toda gracia con la fuerza del fuego, inteligente e intensa, y brinca todo obstáculo. También me inspiran mis hijos y mi papá, mis abuelas y mis abuelos que son inmigrantes.  

En mi vida tengo lo que llamo Círculos Mágicos de Mujeres, que constituyen mis raíces y alas. Estos círculos cambiaron mi vida, me transformaron, me acercaron más a mi destino que a mi suerte, y me mostraron que la  auto-realización es posible mediante la concientización (conocimiento) que me llegó a través de mi trabajo.

¿Qué haces para relajarte, librarte del estrés y volver a cargar las baterías?

El método fundamental que uso para  recordarme de que no soy solo una trabajadora/intercesora, es vestirme  elegante y salir a bailar. La mayoría de los fines de semana me encontrarás bailando norteño (con un poco de cumbia) con mi pareja y admirando a la gente mejor vestida de la ciudad (que son l@s latin@s, por supuesto. ¡Ajua!) Hacer eso, seguido de leer, mirar  una comedia (en ese orden); son mis formas de encontrar un balance para compensar el estrés.  

¿Por qué has escogido hacer este tipo de trabajo?

En un principio yo no quería hacer este trabajo pues me asustaba. Tenía demasiado que ver con la situación de mi propio hogar y pensé que me deprimiría y que me vencería. Mi primer trabajo como una intercesora que estaba dando sus primeros pasos fue trabajando con mujeres jóvenes en bachilleratos en las zonas rurales de Nebraska, facilitando grupos educativos cerrados para latinas (y también para mujeres de otras razas) en español e inglés. La educación que adquirí durante las capacitaciones que recibí como directora y la sabiduría que las chicas compartieron conmigo en el proceso mutuo de educación cambiaron mi vida. Me inspira andar un sendero conectado con la vida real, contra la opresión y por la educación liberadora. Los servicios ayudan y son importantes pero, a la misma vez, creo personalmente que es a través de la educación y de las relaciones de ayuda que individuos y comunidades encuentran  liberación contra el abuso y el trauma generacional y personal.

Hoy día hacer este trabajo es algo que escojo. Haciendo este trabajo gano un entendimiento más profundo de mi abuelita que tuvo que mostrar evidencias de que la habían golpeado y tuvo que buscar documentos de un médico y pedirle permiso a un juez para poder divorciarse de su esposo, quien causó la muerte de su bebita. Ahora siento mayor compasión por mi otra abuela y por sus cinco hij@s quienes sobrevivieron una violencia extrema a manos de su esposo, a quien nunca dejó hasta el día que se murió a la edad de 65. Ahora, después de todo el trabajo que he hecho y de lo que he aprendido, sé que hago este trabajo por las siete generaciones que me preceden y por su sanación. También lo hago por mí misma y para mi propia sanación, para no atrofiarme con el peso del dolor del mundo. No tengo un regalo mejor que mi propia vida para  ofrecerle al mundo y a mi familia. El tiempo es vida, y es un recurso limitado. Escojo pasar mi tiempo haciendo este trabajo y escojo pasarlo con mi gente, con mi familia, porque es una inversión que vale la pena y que a tod@s nos reporta un beneficio inmediato.

¿Cuál es tu comida favorita?

Chile Colorado al estilo Chihuaha con tortilla de maíz o estilo de Nuevo México con un huevo frito y cebolla blanca cruda; o chile verde como se hace en Colorado con una tortilla grande y ‘engordante’ de maíz o comida casera. Mi compañero diario es el café fuerte italiano o el café latino con una macha o maté ocasional. El cacao (chocolate caliente) es mi amigo que me relaja. También me gustan las palomitas de maíz, pero solo como las hace mi hija con sal y con limón.

¿Cuál es tu libro favorito?

¡¿Solo puedo mencionar uno?! Los siguientes libros han cambiado mi vida:

  • ‘El Hobbit’ de J.R.R. Tolkien — Mi mamá me enseñó a leer con este libro antes de que yo fuera a kindergarten.
  • ‘Viaje a Ixtlán’ de Carlos Castaneda, me enseñó que algunas cosas son ciertas incluso antes de que la ciencia las pueda demostrar s y que mis ancestros sabían la verdad.
  • ‘El Alquimista’ de Paolo Coelho, me enseñó a tener confianza en mí misma y a estar en armonía con el momento.
  • ‘Paradigma Encontrado’ de Anne Firth Murray, me enseñó que aprendemos al hacer.
  • ‘Mitakuye Oyasin’ de Dr A.C. Ross.
  • ‘Este Puente que Se Llama Mi Espalda’ de Cherríe Moraga y Gloria Anzaldúa.
  • ‘El Testamento de la Esperanza: Escritos Esenciales del Dr. Martin Luther King Jr.’, escrito por Martin Luther King Jr.
  • De los que he leído más recientemente estoy enamorada de ‘Trenzando Hierba Dulce’ de Robin Wall Kimmerer y ‘El Trabajo de Esta Mujer: Invocando Tu Asamblea Interna de Egos Sabi@s, Valientes, Loc@s, Rebeldes, Amoros@s y Luminos@s’, de Dominique Christina (una autora de Denver).
Comment Feed

No hay comentarios (aún)

Dejar un comentario

Su direccion de email no sera publicada Los campos requeridos estan marcados con *